Mermelada con sello de mujeres humildes

Mermelada con sello de mujeres humildes

Comentarios desactivados en Mermelada con sello de mujeres humildes

Una historia de esfuerzo, perseverancia y por sobre todo, mucha humildad es la que  representa a la cooperativa “Zomo Ngen” , que hace un par de días atrás fue premiada por Sercotec para vender sus productos por seis meses en vitrinas de importantes negocios neoyorquinos.

Yury Mayoantipichún, integrante de esta cooperativa nos comenta muy emocionada lo importante que es esta oportunidad. “Postulamos con fe, nos teníamos confianza pero nunca imaginamos que sería real. Somos mujeres de trabajo, que ponemos todo nuestro cariño a cada una de las mermeladas. Ahora nos sentimos importantes, reconocidas y eso es difícil si contamos que somos mapuches”

Ciento treinta mujeres componen esta cooperativa que nace en la comuna de Curarehue  donde buscaban una entrada económica a sus humildes hogares y a la vez, sentirse mujeres líderes. Capaces de conseguir objetivos sin tener grandes recursos o altos niveles educacionales. “Somos mujeres que trabajan activamente independiente de las distancias porque estamos separadas por kilómetros dentro de la comuna.  Ahora más que nunca estamos satisfechas con esta oportunidad. Ahora estamos enviando papeles que nos piden para el trámite de enviar los productos pero estamos muy contentas” esboza Yury cuando le preguntamos las características de la cooperativa.

También conocidas como “Recolectoras del bosque”, han sabido sacar provecho a los productos que entrega la madre tierra. Materias primas como piñones, lleuque, maqui y rosa mosqueta han sido cuidadosamente tratadas para dar como resultado una exquisita mermelada que muy pronto conquistará cientos de paladares neoyorquinos.

Llegar a mercados tan importantes como Estados Unidos es todo un hito, sobre todo, si se trata de grupos pequeños y en este caso de mujeres mapuches, que como bien sabemos, están estigmatizadas en la sociedad por efectos de otros sucesos y en sus mismas comunidades por ser relegadas sólo a funciones de ama de casa.

“Yo creo que nuestra historia puede servir a otras agrupaciones aunque sean chiquititas, a organizarse y postular a concursos con sus productos. Nosotras empezamos con harto esfuerzo y ahora tenemos esta oportunidad de exportar nuestras mermeladas. Hago un llamado a que se arriesguen, demuestren que pueden” explica sonriente esta mujer, que invita a otras mujeres a salir de la rutina y buscar nuevos métodos de obtener una entrada económica y a la vez, sentirse realizadas de ver como el fruto de su trabajo es apreciado en la sociedad.

Facebook Comments