Preocupense de Sus Zapatos

Preocupense de Sus Zapatos

Comentarios desactivados en Preocupense de Sus Zapatos

La vida actual nos exige estar en constante movimiento. Tanto por estudios como por trabajo, debemos desplazarnos de un lugar a otro y, en ello, el cuidado de nuestros pies y la elección de un buen calzado resulta fundamental.

En ocasiones, ello no ocurre y las consecuencias son complejas a futuro. Muchos son hoy en día los adultos mayores que sufren las secuelas y poco a poco los jóvenes se están sumando peligrosamente a este grupo, debido a la poca preocupación por el buen estado del pie.

Los especialistas alertan sobre ello. Aquiles Ramírez, jefe de carrera Técnico en Podología Clínica de Santo Tomás Temuco señala al respecto que “hay un descuido y desconocimiento real de la salud del pie. En la época de verano, recién la gente se preocupa un poco más, y es entre noviembre y diciembre cuando las consultas aumentan, porque las personas quieren verse bien. Sin embargo, en el resto del año, a excepción de los pacientes diabéticos, la gente no consulta mucho”.

Aquiles Ramírez, jefe de carrera de Podología Clínica Santo Tomás Temuco

Es en este sentido que el docente recomienda la visita al podólogo al menos una vez al año. “Nosotros somos partidarios que esto sea como ir al dentista. Uno debería chequearse por lo menos una vez al año para ver qué patologías puede tener y en base a eso educar. No obstante, nos preocupa la falta de información que tienen las personas”, afirma.

Buen calzado

Para el académico, otro aspecto importante para la salud del pie es la buena elección del calzado. “Para la vida común, basta que el zapato sea de cuero, que tenga un taco relativamente cómodo, que no sobrepase los 2 centímetros en el caso de los hombres y los 4 centímetros en el caso de las mujeres, y que ojalá tenga cordones y suela antideslizante. Creo que es lo básico al momento de elegir un zapato”, expresa.

Sin embargo, reconoce que eso actualmente no se cumple, y los efectos de la mala selección son complejos, sobre todo en el caso de las mujeres. “En las mujeres, el zapato que es muy angosto es peligroso. Eso causa patologías por el roce. Como decía, lo ideal además es que no supere los 4 centímetros de altura. De ahí hacia arriba es totalmente antifisiológico y dañino no sólo para el pie, sino que para el resto del cuerpo”, asegura.

“Un zapato con un taco excesivamente alto, te acorta el paso y te provoca inestabilidad. Los músculos flexores, que son los que ayudan en la biomecánica se comienzan a atrofiar. Por lo mismo, se producen los dedos en garra, debido a la retracción de esa musculatura. Todo eso además genera hiperlordosis a nivel de la espalda y si eso no se trata, hay dolor en la cervical. Una cosa suma a la otra. A ese nivel y a esa escala puede provocar múltiples problemas”, finalizó.

Facebook Comments