La “Tía rica”: más de 90 años ayudando a los chilenos

La “Tía rica”: más de 90 años ayudando a los chilenos

Comentarios desactivados en La “Tía rica”: más de 90 años ayudando a los chilenos

Institución pública reconocida por su orientación solidaria, acogedora y de calidad en los productos y servicios que entrega no recibe aporte fiscal de ningún tipo, se autofinancia a través del pequeño interés que se le aplica al préstamo por objeto empeñado.

Muchas veces cuando la economía de la casa está mala, y el dinero no alcanza para cubrir los gastos, o simplemente pasó algo inesperado que hizo desembolsar más del presupuesto familiar, en vez de acudir a pedir un avance a alguna tienda comercial, o pedirle prestado a un amigo, podemos acudir a la siempre fiel “Tía Rica”, la cual tal como si fuese un familiar, nos entrega un crédito de fácil acceso, sin importar las deudas que tengamos, ni si la persona está en Dicom, sólo basta que la persona tenga un bien, especialmente una alhaja, que sea mayor de edad y presente su carné de identidad y el crédito se le otorga de manera prácticamente inmediata.

92 años apoyando socialmente a los chilenos

La dirección de crédito prendario, Dicrep, conocida como “La tía Rica”, por inteligencia y viveza del chileno, quien para no contar que tenía problemas económicos, decía que acudiría donde una tía a pedirle un préstamo, se
inauguró un 14 de febrero de 1920, y nace con la idea de terminar con la usura que se generaba en esos años en las casas particulares de empeño, idea del diputado Francisco Huneeus, quien propone crear la caja de crédito popular, con el tiempo cambió su nombre y su quehacer cotidiano.

En los tiempos de la crisis de 1920 tuvo una importancia estratégica. “En esos años las personas podían empeñar un bien, una máquina de cocer por ejemplo, y a la vez el servicio permitía que las pudiera usar mientras estaban
empeñadas. Las personas iban y podían trabajar en un lugar habilitado. Fuera de esto, se les daba un micro crédito para poder comprar materiales con los que trabajar, con el producto de su trabajo podían recuperar la prenda y quedar con dinero en el bolsillo”, narra Ignacio Campos, Administrador de la Dicrep Araucanía.

Qué cosas se pueden empeñar y cuales no

La institución cuenta con dos secciones, por un lado, se pueden empeñar todo tipo de joyas de oro de 14 ó 18 kilates, anillos de brillante, collares de perla, joyas de platino, y en el rubro de objetos varios se pueden empeñar artículos electrónicos, herramientas, línea blanca, instrumentos musicales, lo que pueda considerarse de valor, “ha llegado de todo, en el pasado llegaban cosas exclusivas, objetos de marfil, cristales antiquísimos, figuras de porcelana, en la actualidad ya no llegan tanto, pero tiempo atrás la Dicrep parecía un museo”,
comenta el administrador.

Una vez que la persona llega con el objeto que empeñará éste es evaluado por un tasador altamente calificado y especializado, y dependiendo el estado de uso y de conservación, será el monto del préstamo recibido. Los límites de préstamos son de hasta 150 mil pesos en el caso de las joyas, y en los objetos varios el préstamo es de hasta 70 mil. “La idea también es no sobre endeudar a nuestros usuarios, ya que nos interesa que las personas recuperen sus especies, por eso nos preocupamos que cuando está por vencer el plazo del préstamo, a través de un sistema de llamado que tenemos, les avisamos que si no retiran su prenda, ésta se irá a remate. La idea es que la gente tenga acceso a un crédito fácil, y también preocuparnos que las personas no pierdan su bien”.

Los plazos para retirar los objetos es de cinco meses más uno de gracia, y en el rubro de alhajas la especie puede ser renovada por un periodo similar, es decir puede estar hasta un año, siempre y cuando la persona acuda a pagar los intereses, por lo que las facilidades que brinda la Dicrep, son enormes comparadas con las casas comerciales, “las personas que acuden acá son de todos los estratos sociales, ricos y pobres, porque todos en algún momento nos vemos apretados de dinero. Vienen estudiantes, dueñas de casas, obreros de la construcción, etc.”, comenta el administrador.

Cada año son más las personas que acuden frente a alguna emergencia
económica a “La tía rica”, el año 2011 fueron más de 36 mil préstamos que se
hicieron, con un monto de transacción de casi mil 200 millones de pesos. Este
año, hasta agosto, la cifra ya ha superado las 27 mil personas, y se cree que
se superará en un 5% los préstamos del año pasado. “La gente recurre a la
dicrep, porque sabe que acá tendrá siempre un crédito rápido y en efectivo,
y sabe que tiene tiempo para recuperar su especie y además será muy bien
atendido”, comenta Campos.

Facebook Comments