Joven matrimonio mapuche refleja nuevo rostro del histórico Prodesal.

Joven matrimonio mapuche refleja nuevo rostro del histórico Prodesal.

Comentarios desactivados en Joven matrimonio mapuche refleja nuevo rostro del histórico Prodesal.

Ingrid Huencho (24) y Juan Panguinao (26) son un matrimonio mapuche pertenciente al sector de “Llamuco bajo” en la comuna de Vilcún. El año 2005 ambos se unieron en matrimonio a través de una ceremonia mapuche que reunió a toda la comunidad Mariano Linconao, una celebración que se prolongó tres días y donde el novio tuvo que pagar como dote dos caballos, varios sacos de papas, cabezas de ganado y otras especies por la novia.

Partieron “literalmente” con lo puesto para comenzar a construir desde su modesta vivienda aledaña a los padres del novio, su futuro. Los primeros tiempos, relatan fueron difíciles, sobre todo porque venía un hijo en camino y su experiencia en el campo solo se remitía al conocimiento ancestral heredado de sus padres.

No obstante, durante el año 2010 llegó la  asesoría PRODESAL de INDAP, intervención que permitió que estos jóvenes comenzarán a cultivar su terreno más allá del autoconsumo.

Actualmente esta pareja cuenta con una superficie cultivable de cuatro hectáreas las cuales han aprovechado al máximo desarrollando emprendimientos múltiples.  Huerta, producción de frambuesas, cultivos bajo plástico, frutales menores y floricultura son parte de los rubros que este joven matrimonio mapuche desarrolla.

“Nosotros partimos de cero, al principio de recién casados, no sabíamos muy bien qué hacer, pero  ahora las cosas son distintas. Nuestros productos los comercializamos entre los dos, además de trabajar juntos la huerta. Nos gustaría a futuro comprarnos un vehículo para llevar nuestros productos a la Feria Pinto, eso sería un sueño”, sentencia Juan mientras observa a su esposa Ingrid con complicidad.

A través del programa PRODESAL lograron adquirir recursos IFP (Incentivo para el fortalecimiento productivo) para la producción de frambuesas y otros frutales menores. A ello, se suma la asesoría  técnica otorgada por los profesionales contratados por el programa a través del municipio.

Para Ricardo Senn, Jefe de la Unidad de Gestión Territorial de INDAP, el emprendimiento múltiple de este joven matrimonio refleja el impulso que ha registrado el histórico programa PRODESAL durante los últimos dos años. “La apertura a nuevos rubros, la incorporación de más unidades operativas, han permitido que el programa PRODESAL tenga un nuevo rostro. Estos jóvenes son el claro ejemplo de aquello, gente con espíritu joven, que ha logrado salir adelante en condiciones adversas para construir su futuro con esfuerzo. Como INDAP, ser parte de ese proceso, no llega de orgullo” sentencia el profesional

Facebook Comments