En mayo presentarán proyecto Biomimética: Ciencia que se inspira en la Naturaleza

En mayo presentarán proyecto Biomimética: Ciencia que se inspira en la Naturaleza

Comentarios desactivados en En mayo presentarán proyecto Biomimética: Ciencia que se inspira en la Naturaleza

Cuando escuchamos el término “Biomimética” muchas veces no entendemos muy

bien en qué consiste,  ya que es un concepto bastante desconocido para todos,

sin embargo, ha estado presente desde los inicios de la humanidad, demostrando

que la naturaleza es la mejor fuente de inspiración.

Pero ¿qué es la Biomimética? en palabras sencillas es la ciencia que estudia  las

características de los seres vivos para luego imitarlos, creando así nuevos

productos que ayuden al progreso de la sociedad.

Cuando hablamos de Biomimética (bio, que significa vida y mímesis, imitación) 

estamos pensando en algo que ya ha sido desarrollado  por la naturaleza,  por lo

que sólo basta observar los procesos para implementarlos de la manera más

adecuada a través de investigaciones científicas; buscando conseguir beneficios

que mejoren  la calidad de vida.

Nuestro planeta ha venido evolucionando desde hace millones de años,

 adaptándose a las diversas condiciones climáticas y creando a su vez

mecanismos que le han permitido la supervivencia,  de los cuales el hombre ha

podido retroalimentarse.

Gracias a la observación del medio ambiente se han producido diversas

soluciones concretas frente a problemas cotidianos, las que probablemente

hubiesen sido menos al no tener como fuente de inspiración a la naturaleza.

La destacada científica e impulsora  de esta nueva ciencia,  Dra. Janine Benyus,

presidenta del Instituto de Biomimética (EE.UU) y experta internacional, asegura

que “el 80 por ciento de las soluciones que buscamos están en el mundo natural”  ideas  que resuelven una problemática y que han sobrevivido a cientos

de millones de años.

Orígenes de la  Biomimética

Esta ciencia siempre ha estado presente, sólo basta observar un poco a nuestro

alrededor y nos daremos cuenta de todas sus influencias. Sin embargo, sus orígenes

se pueden apreciar más visiblemente  en la época de Leonardo da Vinci, quien

inspiraba  muchos de sus innovadores dibujos en animales, por ejemplo; las alas de

los pájaros diseñadas para que los seres humanos pudieran volar.

En el ámbito académico, se empezó a investigar en la década de 1950 gracias al

científico americano Otto Schmitt. Él utilizó este término (Biomimética)  como

parte de su doctorado, en el que diseñó un circuito eléctrico conocido como el

“disparador Schmitt”, que utiliza la retroalimentación para convertir una señal

eléctrica analógica de entrada en una señal de salida digital, inspirado en la forma

en la que los impulsos neurales se desplazan a través de los nervios del calamar. 

 Una de las demostraciones más conocidas es la del ingeniero eléctrico suizo George

de Mestral,  quien en el año 1941 salió a pasear con su perro y vio cómo su

mascota quedaba llena de cardos alpinos, los que se adherían de forma

mágica. El científico observó curioso el fenómeno, examinó uno de los frutos con el

microscopio y descubrió que su capacidad de agarre era sencillamente el resultado

de unos ganchos diminutos, gracias a este descubrimiento inventó un cierre único

para telas, actualmente conocido como velcro.

 

Soluciones Inspiradas en la Naturaleza

En el año 2010 la empresa Shanghai Automotive Industry Corp., presentó al

mundo un auto eléctrico, el cual se transformó en el primero en crear más

energía de la que consume. El auto nombrado Ye Zi (hoja) es capaz de recolectar la energía del viento por medio de generadores en sus ruedas y la del sol

mediante sus paneles en el techo, realizando el mismo proceso que las plantas

que producen su energía a partir de la luz del sol.

Tren bala

Japón es uno de los países más avanzados  en lo que se refiere a tecnologías, por

lo mismo, desarrolló como medio de transporte muchos trenes bala rápidos, pero

estos eran  tan rápidos que el aire acumulado en la parte delantera del tren

ocasionaba mucho ruido, el que perturbaba la vida diaria de las personas.

Entonces, un ingeniero observó un martín pescador entrando al agua de clavado y

se preguntó si podría modelar la parte delantera del tren bala inspirándose en el

largo y estrecho pico del pájaro; al examinar el nuevo diseño, comprobaron que

ya no emitía ningún ruido y que además se ahorraba  electricidad por ser tan

aerodinámico.

Biomimética en Chile

Como país, aún no contamos con ejemplos claros de la Biomimética, pero sí

encontramos mucho interés entre los investigadores y científicos chilenos en

abordar esta área, quienes ven con buenos ojos el poder desarrollar este tipo de

investigación, así también, como una solución para diferentes tipos de problemas

que tiene nuestro país, utilizando nuevas tecnologías inspiradas nada más ni nada

menos que en la naturaleza, y una tan amplia y diversa como con la que cuenta

Chile.  

Tal es el caso de Bruno Grossi, Doctor en Ecología y Biología Evolutiva, y uno de

los pocos especialistas del área en el país. Grossi, quien ostenta el Ig. Nobel de

Biología 2015 –más conocido como el Anti Nobel- por su investigación “Los

Pollosaurios”, la cual se trataba de pollos comunes y corrientes a los que les

adosó una cola artificial para revelar cómo caminan realmente los dinosaurios.

Este premio es otorgado por la Universidad de Harvard, Estados Unidos, y es

entregado a las investigaciones más interesantes, entretenidas y curiosas que

“"primero hacen reír a la gente, y luego le hacen pensar”.

Hoy en día, Grossi se encuentra indagando sobre la velocidad de los terópodos,

ya que no se tiene certeza de cual podría haber sido la máxima velocidad

alcanzada por este tipo de tiranosaurio y/o velocirraptor; así mismo, pretende

analizar la relación que existe entre esta velocidad y el movimiento de la cabeza

–cabeceo- presente en palomas y pollos, ya que no hay estudios que demuestren

si los dinosaurios poseían o no este vaivén.

Otras de las aristas e intereses de esta Biomimética es la de ver con mayor

frecuencia como se proyectan edificios con materiales que simulan el

comportamiento de la naturaleza y como estas se acoplan al entorno donde se

construyen, tal cual como lo haría un organismo vivo.

Pensar en una arquitectura con un diseño más sostenible y como una alternativa

que permita construir edificaciones más eficientes, amigables y mucho más

responsable con el medio ambiente, a través de la imitación de los insectos, es

posible gracias al desarrollo y elaboración de ideas que se sostengan en base a

esta Biomimética, por ejemplo, la imitación de los sistemas de ventilación de los

termiteros en edificios modernos, o el uso de paneles solares que se desplieguen

y simulen la cola de un pavo real, superficies basadas en las duras tenazas del

camarón mantis, entre otros.

  Sí bien nos encontramos en pañales en cuanto al desarrollo de la Biomimética,

esto no se debe a falta de ideas o interés, sino más bien a la falta de un lugar

físico, un centro especializado en el área que se concentre en un cien por ciento

en poder desarrollar no nuevas ideas, sino que observe a su alrededor y vea como

 la naturaleza ha evolucionado a lo largo de los años, logrando solucionar varios

problemas de manera eficiente, de ese modo, se aplicarían soluciones a las

nuevas tecnologías que se buscan crear.

La Biomimética va mas allá de un producto en particular, de complejos procesos

científicos, es simplemente una fuente de conocimiento que nos sirve para

aprender  y poder seguir desarrollándonos como sociedad. Una ciencia que tiene

mucho por enseñarnos y que ha llegado a nuestro país para quedarse y

transformarse en la fuente de inspiración de científicos y científicas,

académicos, profesiones, escolares, para todo quien quiera hacer volar su

imaginación y contagiarse con ese bichito de la curiosidad.

El PAR Explora Araucanía, desarrollará diversas iniciativas en relación al tema del

año: “Biomimética: Soluciones inspiradas en la naturaleza”, la invitación es a ser

partícipes de las actividades, las que nos harán descubrir un universo de ideas y

es que sólo basta observar por unos instantes a nuestro alrededor, para

sorprendernos con las maravillas que esconde la naturaleza.

  Para dar inicio a las actividades del 2016, el Proyecto Asociativo Regional Explora

de CONICYT, ejecutado por la Universidad de La Frontera, realizará  eventos

científicos en tres comunas; el lanzamiento oficial en Carahue y Temuco será el

lunes 9 de mayo, en tanto en Angol se efectuará  el 10 de mayo.

El triple lanzamiento  contará con la presencia del destacado Dr. Bruno Grossi,

quien a través de la charla, Dinosaurios, “Robot y Biomimética”, nos interiorizará

un poco más sobre esta interesante disciplina.

Facebook Comments