Dueñas de la Librería y Café Mandala de Temuco analizan el cierre del local

Dueñas de la Librería y Café Mandala de Temuco analizan el cierre del local

Comentarios desactivados en Dueñas de la Librería y Café Mandala de Temuco analizan el cierre del local

El lugar era un todo, donde el olor de los libros se mezclaba con el olor del café y la música”, así describen María Paz Oyarzún y Claudia Montenegro, a su recién extinto emprendimiento: La Librería y Café Mandala de Temuco, que por dos años apostó por ser una alternativa distinta a todos los locales comerciales de la concurrida Avenida Alemania.

Ser un espacio abierto a la cultura, especialmente a la literatura y a la música, fue uno de los ejes fundamentales de Mandala. En este lugar se realizaron un sinfín de actividades; entre exposiciones, ferias artesanales, venta de artículos antiguos, además de transformarse en un espacio para músicos emergentes de nivel nacional como Prehistöricos o Javier Barría, que se presentaron allí.

Pero a fines del 2012 anunciaron que Mandala ya no iría más, provocando una reacción espontánea en las redes sociales y en los medios de comunicación local, donde el sentimiento de rechazo a que se cierre uno de los pocos espacios para la cultura de Temuco, se hizo notar.

Hoy, a un mes de su cierre (ocurrido el 31 de diciembre pasado), las dueñas y creadoras de este emprendimiento, analizan en una entrevista exclusiva de Proaraucania.cl lo que fue Mandala, su impacto en la ciudad, y hacen una crítica al poco valor de la cultura en la sociedad. Además, adelantan algo de sus proyectos futuros.

– ¿Cómo surge la idea de Mandala? ¿habían tenido un negocio anteriormente?

Ambas venimos de un área muy distinta a la actual, habíamos tenido experiencia con una empresa propia de otro rubro. La idea nace de una pasión e inclinación personal y compartida hacia la literatura y expresiones culturales ligadas a ésta.

– Cuéntenos sobre la experiencia de haber tenido un local único en Temuco… ¿qué es lo que más las hizo sentir orgullosas de tener este lugar?

Si bien en lo económico el local no fue viable, nos sentimos orgullosas de haber creado un espacio único que permitió que muchas personas se sintieran cómodas, a gusto y encantadas con el ambiente que se creó. Era un todo, donde el olor de los libros se mezclaba con el olor del café y la música. Aquí nos dimos el gusto de poner una mezcla que incluía jazz, bossanova, blues, música latinoamericana y música chilena, donde privilegiamos a los grandes cantautores y también dimos espacio a los nuevos exponentes.  

– Mandala estaba en una calle de la ciudad ligada a los pubs, ¿con su propuesta de emprendimiento, se sintieron como un oasis cultural de la Av. Alemania?

Definitivamente nuestra propuesta es diferente a las ofertas de entretención en la ciudad, apunta a un tipo de público que probablemente no es la mayoría, pero esa era la idea desde un comienzo, el ofrecer un espacio distinto donde el centro estuviera en la lectura.

– Durante el tiempo que estuvo funcionando, ¿cómo calificarían la recepción del público?

En cuanto al número de personas que venían al local, fue insuficiente para poder seguir manteniéndolo. Pero las personas que sí venían encontraron en él un espacio de relajo y tranquilidad, un remanso dentro de la vorágine de la vida diaria.

A finales del año pasado dieron a conocer la noticia de que cerraban, ¿por qué tomaron esa decisión?

Por razones económicas. El nivel de ventas no permitía seguir con el local funcionando.

– En este sentido, ¿hacen un mea culpa del cierre?

Por supuesto que hacemos un mea culpa, de seguro hay cosas que podríamos haber hecho mejor o distinto, pero tenemos la tranquilidad de haber dejado el corazón, el alma y toda nuestra energía durante el tiempo que estuvo funcionando. Las dificultades que tuvimos van asociadas quizás a temas de prioridades de las personas. Se escucha mucho que se lee poco porque los libros son caros y que no se tiene tiempo para leer, pero tú ves que en la mayoría de las casas hay televisión por cable y 2 o 3  televisores todo el día encendidos. Con esto no hacemos un juicio de valor, sino que exponemos que el uso del tiempo es relativo. En cuanto al precio, que un libro sea caro también es relativo a con qué otro artículo u servicio tú lo comparas, y a cuánto estás dispuesto a pagar por un libro. El precio de los libros en Chile se debe principalmente a que los lectores son pocos y por esto se aumenta el valor, es un tema de oferta y demanda. Podemos hacer un símil con los productos integrales, que tienen menor procesamiento y por ende debieran ser más baratos, pero son más caros porque la demanda es menor. Nosotras estamos a favor de la eliminación del IVA al libro, porque sobre todo sería una señal potente del Estado al darle una categoría distinta en relación al resto de artículos de consumo, pero no creemos que esa medida sea suficiente para incrementar el nivel de lectura en el país.

– ¿Creen entonces que el hecho de que Mandala haya cerrado, es una muestra de que en Chile no se consume cultura?

No, se cierra un local pero las personas que consumen cultura lo seguirán haciendo, porque es un hábito saludable que cuando se adquiere pasa a formar parte de la vida de una persona, no es una moda.  

– El cierre fue muy comentado por el público y también en medios de comunicación local. ¿Qué sintieron al ver el apoyo de la gente?

Fue una sorpresa para nosotras, nos sentimos realmente felices, orgullosas y emocionadas por haber recibido tantas muestras de cariño de la gente. No lo olvidaremos nunca y nos lo llevamos en nuestro corazón como la mejor recompensa que podríamos haber obtenido en estos dos años. El dinero va y viene, pero las palabras, las sonrisas y los abrazos quedan para siempre.

– Por último, ¿cuáles son sus planes a futuro? ¿a qué se dedicarán ahora?

Estamos preparando nuestra página web para continuar con la venta de libros y música por internet, no alcanzamos a tenerla en enero porque las actividades del cierre han sido arduas, pero estimamos que la segunda quincena de febrero ya estará funcionando.

– ¿Existe la posibilidad de que haya un Mandala en otra parte de la ciudad?

Por ahora no. Estamos planificando varias actividades similares a las que realizamos en Mandala, que iremos comunicando a través de las redes sociales. Estamos en receso creativo, pero ya nos tendrán de vuelta. Muchas gracias por la oportunidad de contar un poco de nuestra experiencia y por el apoyo que ustedes siempre nos brindaron.

Escrito por Daniel Cárdenas Pulgar.

Facebook Comments