Coronavirus: La Araucanía con el -27,3% marca mayor pérdida de puestos de trabajo

Coronavirus: La Araucanía con el -27,3% marca mayor pérdida de puestos de trabajo

Comentarios desactivados en Coronavirus: La Araucanía con el -27,3% marca mayor pérdida de puestos de trabajo
Una vista desde el cerro Ñielol hacia Temuco.

De acuerdo al último estudio del Observatorio Económico y Social de la universidad de La Frontera (OES-Ufro) la disminución de los ocupados al trimestre abril-junio 2020 llegó al 27,3% en términos anuales, lo que se tradujo en la destrucción de 118.411 puestos de trabajo, la más alta de la década, superando a la caída de 110 mil empleos del trimestre anterior. La brusca caída de los ocupados (-27,3%) experimentada por La Araucanía en esta última medición la transformaron por segundo trimestre consecutivo en la región más afectada del país en cuanto a pérdidas de puestos de trabajo, superando el promedio nacional que registró una disminución de 20% en los ocupados.    

Así lo explica el Coordinador del OES-Ufro Patricio Ramírez, quien señala que La región continúa anotando récords negativos a su haber en materia de empleo. La tasa de desocupación (11,4%) por segundo trimestre consecutivo llega a los 2 dígitos y se transforma en la más alta desde 2010. Si bien la tasa de desocupación (tradicional) llegó al 11,4%; este indicador no es representativo de la realidad del desempleo ya que no considera a la gran cantidad de inactivos que tiene la región producto de las restricciones sanitarias y condiciones económicas que han hecho que muchos se retiren de la fuerza de trabajo y pasen a la condición de inactivos.  En este sentido, existe un indicador complementario que además de los desocupados tradicionales incorpora a la fuerza de trabajo potencial, es decir, a aquellos que, si bien están fuera de la fuerza de trabajo, manifiestan la intención de incorporarse prontamente (inactivos potencialmente activos).  Se trata de la “tasa combinada de desocupación y fuerza de trabajo potencial” que en esta coyuntura cobra relevancia por el fenómeno de los inactivos, este indicador en La Araucanía llegó al 36% la más alta del país junto a la región de Los Ríos. Este indicador estaría mostrando que en la práctica si se consideraran a los inactivos potencialmente activos dentro del mercado laboral, la tasa de desempleo regional subiría de 11,4% a 36% mostrando el real y fuerte impacto de la crisis sobre el mercado laboral regional.  

En cuanto a sectores económicos, el más afectado por segundo trimestre consecutivo fue la Construcción que experimentó una disminución anual de 30.020 ocupados, seguido de Comercio, la Agricultura, y Enseñanza. Entre los 4 sectores se concentró una destrucción de 85 mil puestos de trabajo.   Con todo, el panorama laboral regional es complejo, se ha generado un daño profundo que ha hecho retroceder más de una década en empleo. Se debe considerar además que hay mucha gente inactiva que se ha retirado de la fuerza de trabajo por la pandemia, pero que luego tendrá que volver a buscar empleo y ahí la tasa de desocupación se podría elevar significativamente si la dinámica económica no es capaz de absorber esa mayor oferta de trabajo.  La tarea no será sencilla e implica conjugar adecuadamente los factores sanitarios y económicos, para no exponer a riesgos elevados la salud, pero tampoco exponer a mayores deterioros el empleo y la economía que hoy muestran caídas históricas y que más allá de los números existen muchas personas y familias afectadas. Recordemos también que La Araucanía es la región más pobre de Chile y esta crisis agravará esa situación. 

El informe concluye que la recuperación no será tan rápida, especialmente el empleo privado, que se ha visto muy afectado y que necesitará de varios trimestres para recuperar las ventas, la normalidad, pero también la confianza para invertir y contratar, y generar confianzas a nivel económico nunca ha sido tarea fácil, menos ahora con una economía en el suelo y con un escenario político-social con grados de incertidumbre.  Aquí serán claves los planes de reactivación regional para mitigar impactos, para empujar y acelerar la normalización del ciclo productivo. En ese plano, se requerirá de apoyos especialmente dirigidos a las micro y pequeñas empresas, las más expuestas y con menor capacidad de respuesta y acceso al mercado financiero tradicional.  Para el Coordinador del OES-Ufro, el factor expectativas y confianza serán claves en el proceso de recuperación. La percepción de consumidores y empresas sobre el futuro cercano de la economía son relevantes porque afectan las decisiones de consumo e inversión que a su vez son insumos para la esperada reactivación y generación de puestos de trabajo. En ese plano, no ayudan lamentablemente los hechos de violencia que hemos visto en las últimas semanas, que, aunque puedan ser focalizados, generan una percepción negativa para un adecuado clima de negocios e inversión regional, condiciones necesarias para iniciar el lento camino a la reactivación.

Facebook Comments