Bolsas plásticas: Reciclar para conseguir un verdadero impacto medioambiental

Bolsas plásticas: Reciclar para conseguir un verdadero impacto medioambiental

Comentarios desactivados en Bolsas plásticas: Reciclar para conseguir un verdadero impacto medioambiental

¿Para qué usa usted sus bolsas plásticas? Seguramente, después de transportar sus compras, para disponer de su basura domiciliaria. Sin embargo, las bolsas puedes ser usadas y reutilizadas varias veces con lo que se contribuye a disminuir el sobre consumo de bolsas que existe en el país. Actualmente utilizamos más de 7 millones de bolsas plásticas diariamente y solo un 23% de ellas llega a ser reciclada.

Paradojalmente Chile importa más de 15 mil toneladas al año de residuos plásticos para fabricar diferentes productos con plásticos reciclados. Las bolsas plásticas son un recurso que puede ser reutilizado y reciclado en vez de que llegue a la basura, playas y lugares de veraneo causando pasivos ambientales y afeando nuestro entorno. Por ello, es esencial abordar la mala disposición del post consumo de las bolsas plásticas con una mirada nacional, desde las políticas públicas teniendo en cuenta las experiencias exitosas de los países desarrollados con altos estándares medioambientales.

La experiencia en los países que han optado por prohibir las bolsas plásticas del comercio no resulta adecuada en términos medio ambientales, pues no genera cambios en la conducta de la ciudadanía y no promueve inversiones en la industria del reciclaje. Esto ocurre debido a que el uso y la mala disposición de bolsas plásticas no termina con una ordenanza. La prohibición, en la práctica, se hace inaplicable por la falta de sustitutos y genera mercados informales con productos de aún peor calidad, lo que sigue causando una mala disposición de las bolsas que terminan botadas en las calles o en cualquier parte. Es lo que ocurre hoy en Pucón, donde la prohibición lleva sólo un mes y ya existe un mercado informal de bolsas de mala calidad afuera de los supermercados. Estas bolsas plásticas no tendrán al final de su vida útil un destino sustentable, como el reciclaje.

Distinguir el origen del problema es esencial para generar soluciones efectivas y que contribuyan al cuidado del medio ambiente. El problema se genera con la mala disposición y la falta de incentivos al reciclaje, ya que en su mayoría las bolsas plásticas son reciclables. Las bolsas plásticas que efectivamente son mal desechadas son aquellas que no se reutilizan por su mala calidad. Es cierto que el mejor residuo es aquel que nunca llega a producirse, pero las bolsas plásticas son una solución a muchos problemas que bolsas de otro material no pueden resolver. Debemos aprender que el plástico es un recurso más, debemos aprender a usarlo, reusarlo y reciclarlo. Para ello el mercado debe proveer a la gente de sistemas de reciclaje efectivos, que permitan reducir la cantidad de bolsas que se usan una sola vez y aumentar la cantidad de bolsas que se reciclan. De hecho, según una encuesta Adimark de Agosto de 2014, el 99% de la población declara reutilizar las bolsas plásticas que le entrega el comercio al momento de una compra, y la mayor reutilización que se les da es para la disposición de basura (94%). Sin embargo, un 77% dice no saber que se pueden reciclar.

No existen sustitutos con iguales características a las bolsas plásticas del comercio, sus homólogos de otros materiales, además de ser menos amigables con el medio ambiente durante su ciclo de vida, consumen más energía y emiten una altísima carga de gases tipo invernadero, no cumplen con la inocuidad, resistencia, capacidad de transporte v/s su peso y uso de recursos, bajo costo y capacidad de reutilización y reciclaje.

Dado lo anterior, deberíamos imitar la experiencia internacional que sí ha resultado exitosa y que se basa en establecer un marco regulatorio que norme la calidad de las bolsas plásticas, incorpore el material reciclado en la manufactura y entregue información en la misma bolsa sobre su reciclaje y reutilización. En conuunto a estas medidas también se busca transparentar el costo de las bolsas, eliminando el sentido falso de gratuidad y generando efectivos cambios de hábito en la ciudadanía. De esta forma, se fomenta la reutilización y reciclaje, al mismo tiempo que se generan incentivos para el nacimiento de industrias de valorización y reciclaje, transformando residuos en recursos, estableciendo un círculo virtuoso para el medio ambiente y la ciudadanía.

Facebook Comments